1 de marzo de 2012

El pago del Alquiler de la Vivienda del trabajador por parte de la Empresa

Existe en nuestra legislación la facultad de abonar por parte de la empresa, directamente al propietario de una vivienda, el alquiler que un trabajador de la misma tiene a su nombre, y además supone ventajas fiscales para todas las partes.

El procedimiento es el siguiente:

Supongamos que un trabajador, requiere de una vivienda en alquiler para entrar o permanecer en nuestra empresa. Un incentivo que se le puede ofrecer es la asunción del pago por parte de la empresa, y cedérsela al trabajador a título gratuito.


Efectos para el trabajador:
En su declaración de renta, el trabajador sale beneficiado, ya que esa remuneración que está percibiendo por la cesión de la vivienda, que se considera “en especie”, no es por el importe del alquiler, sino que se le imputará tan solo el 5% del valor catastral (V.C.) del piso (el 10% en el raro caso de que no se haya revisado después de 1994).

Además, el máximo que se le puede imputar como remuneración en especie, será el 10% del resto de las prestaciones

Ejemplo:
Si la empresa pacta pagarle al trabajador 25.000 euros+ 6.000 euros que es el coste del alquiler, de una vivienda cuyo V.C. es de 60.000 (revisado)

i) El trabajador paga directamente: Cobra 31.000 euros al mes en efectivo y luego paga 6.000 de alquiler. Tributaría por los 31.000

ii) La empresa paga los 6.000 euros directamente, y al trabajador los 25.000
El trabajador tributará por: 25.000 + (5% x 60.000) = 25.000 + 3.000, pero como el límite es el 10% de lo que percibe en metálico, tributará por 27.500 euros.

Efectos para la empresa:

El alquiler de vivienda por parte de una Sociedad, deber llevar IVA, que además no es deducible ya que se decide cederlo gratuitamente.
Sin embargo el contrato si va a nombre del trabajador, no tiene IVA.

En cuanto a la cotización se refiere, existe un principio básico que establece que la base de cotización incluirá todo tipo de remuneración, cualquiera que sea su forma y denominación, con la excepción de la retribución en especie concedida de forma voluntaria por la empresa, siempre y cuando su entrega no sea debida en virtud de Convenio, norma o contrato de trabajo.
Bajo estas condiciones, estará exenta de cotización, en su valoración conjunta y con el límite del 20 por ciento del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM).
De otro lado, las percepciones en especie a los efectos de su cotización y del cálculo de los ingresos a cuenta en el IRPF se valoraran de la forma establecida reglamentariamente.

Efectos para el propietario:

Si el titular del arrendamiento es una sociedad no lleva pareja la reducción por arrendamiento existente en el IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS, debiendo además realizar liquidación trimestral de IVA


Una resolución de la Dirección General de Tributos, aclara que los beneficios fiscales pueden ser aplicables siempre y cuando, exista un contrato entre el asalariado y la empresa, que especifique que es la compañía quien asume el pago del alquiler.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recibe las novedades en tu correo electrónico